Universidad Carlos III de Madrid - UC3M


Home page > Asignaturas / Teaching > EEE página en construcción > Temas de economía española y europea > Reglas fiscales y crecimiento > Hacia una verdadera Unión Europea

Hacia una verdadera Unión Europea

Autora: CARMEN ALCAIDE, elpais.com, 29 NOV 2009

Monday 25 February 2013, by Carlos San Juan


Refiriéndonos a la Unión Económica y Monetaria (UEM), recuerdo claramente los esfuerzos que se hicieron por los gobernantes españoles para conseguir cumplir los criterios que se exigían para formar parte de ella y la complacencia con la que un número elevado de estudiosos y analistas recibimos (y aquí me incluyo) la noticia de ser uno de los países creadores del euro. Es cierto que con el cambio de moneda hubo frustración al sufrir una intensa elevación de los precios. Ya algunos advertimos de que el tipo de cambio asignado en la conversión peseta-euro era muy desfavorable para España y no así para otros países como Italia. A pesar de todo, las ventajas de comerciar en la misma moneda con nuestros clientes más importantes y viajar por placer o por negocios sin tener que cambiar de moneda supuso un incentivo grande para la apertura de la economía española y su acercamiento a las de otros países europeos. La cesión de soberanía del Banco de España en materia de política monetaria nos ponía en manos más firmes y ortodoxas, aunque nos quitaba la herramienta de devaluar, práctica muy utilizada en España para solucionar las crisis, pero no muy aconsejable en el largo plazo.

Ahora nos hemos encontrado con una crisis internacional que comienza siendo financiera, se agrava con el estallido de la burbuja inmobiliaria española y termina siendo una crisis de deuda soberana en los países periféricos, provocando una falta de liquidez que ahoga a la economía productiva y eleva los tipos de interés para la deuda pública y para las empresas que necesitan financiarse. Es difícil luchar contra ella, y los instrumentos de política monetaria están en manos de las autoridades europeas. Las instituciones españolas no responden bien. Primero niegan la crisis —en teoría teníamos un sistema financiero muy sano y fuerte—, y respecto al crecimiento, no se observó más que una ligera desaceleración después de un largo periodo expansivo. La decepción posterior es enorme. Nos sumergimos en una profunda crisis económica, las empresas comienzan a debilitarse o a desaparecer, se destruye empleo con el consiguiente aumento del paro y las instituciones financieras, en especial las cajas de ahorros, comienzan a mostrar sus debilidades.


Follow-up of the site's activity RSS 2.0 | Site Map | Private area | SPIP | Contacto: csm@eco.uc3m.es